NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

29 noviembre 2006

Poema por amor

Como cada noche me he sentado en la silla y he escrito. Como siempre no sé muy bien qué. Pero sí sé que ha sido por todos los que por leerlas les dan la vida y las escucharán otros que nunca las habrán leído. En mi ingenuidad necesaria pienso haber escrito un poema de amor. Sale del amor como todo, y como todo llega al amor.

No me acostumbro a tanta ausencia,
a tanta espera, a tanto delirio
conversando en el silencio
con el alma de estas piedras que siempre serán cobijo.
Tomo la asonancia por principio
y siento entre las manos la embriaguez
de ser nómada y errar por tu mirada
como lo hace el aire entre mis penas.
No me acostumbro a tanta ausencia
y no puedo dejar de pensarte.

1 comentario:

Anónimo dijo...

...no puedo dejar de pensarte
en las lágrimas de arena
y en las palabras que no pienso.
Espero a que tu voz dé vida
a los edificios vacíos
y no puedo dejar de pensarte
mientras vivo, como, respiro.
No puedo apartar los ojos
de tu ausencia tan presente;
ni puedo acariciar la redondez de la luna
si tu mirada no me acompaña.

"Querido caminante, gracias por permitirme el lujo de compartir un verso contigo para contar mi camino"