NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

30 enero 2007

UTOPÍA



El lenguaje, como bien se define, no es otra cosa que el alma hecha voz en las personas.
En la esquina de la calle de los tristes con la plazoleta del tiempo impasible han abierto una tienda de palabras. Utopía es la única palabra que nunca ha estado de oferta, siempre hay un precio que pagar aunque sólo sea por pensarla. En mi casa, sin embargo, puedes venir a nombrarla cada anochecer, después de las horas de trabajo, cuando en el firmamento cientos de caracoles caminan como estrellas por una oscuridad apacible. Yo aún creo en la palabra y sufro las muertes de todo aquel que dio palabras; de todo aquel que las mendigó para nacerlas en una vida necesaria que solo tiene sentido en el vuelo que abandona, como lastre; esas plumas que un día fueron embrión de un hontanar de amor al hombre y de amor a la tierra.
Quizá por eso me he sentado a contemplar el lento goteo que allá, de la vasija de las palabras se derrama, un sentimiento que vuelve a la tierra como a mis ojos, ese abrazo a lo por siempre inalcanzable
.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola soy David; muy bueno el texto y muy profundo, me ha gustado mucho la parte de esa vasija que derrama las palabras... Muy bueno.

A por cierto, revisa tu correo te dejé algo.
¡Ciao profe!

Paco dijo...

Antes de ver el correo te agradezco las palabras y soy muy feliz por que te guste el texto.

Un abrazo

Paco dijo...

David, por mucho que miro mi correo no encuentro tu mensaje. Envíamelo nuevamente. Hazlo a pacoprofe@terra.es.

Saludos

Anónimo dijo...

Vale Paco, ahora mismo te lo vuelvo a enviar, que extraño...

David.