NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

27 febrero 2007

LOS ESPANTAPÁJAROS




a todos los amigos desconocidos de los que tanto aprendí
a Javier Ruibal, por su “lo que me dice tu boca”
por si los caminos, algún día, quisieran…


Muchas veces nos sorprendemos por no echar de menos al ausente. Cuando no estás no pienso en ti. Y aún así, sé que hay mucho tuyo en mí que paseo por las calles de esta Barcelona de calles tendedero y gente perdida en un viento de sábanas.
Me miro en lo que respiro como me abrazo en los bolsillos para engañar al frío. Soy aprendiz de caminante y escucho a los que me hablan desde cualquier acera, desde los barandales y las alcantarillas, y desde un ático cualquiera.
Miro las esquinas solitarias y mordidas del barrio para saber de las flores que un día fueron y os escucho murmurar como un latido que sin esconderse resulta torbellino de hojas secas en un viaje hacia la plaza del Borne. Hablo con vosotros sin hablar con nadie y siento con vosotros sin habernos conocido. Cuántos vinos en una sola copa de vino. Cuántos sentados en esta mesa solitaria. Y siento la inexplicable necesidad de volver a casa, a ese rincón compartido tantas noches con una melodía que ya es mundo de mi mundo y una niebla que colma de aroma a tabaco el poso de un café ya bebido. Eso me pasa cuando escucho melodías, cuando veo cuadros, cuando leo en sus ojos poemas, cuando me siento en las tardes de un bar; arropado por la luz vieja de sus paredes. Vivo del amor de los desconocidos, del abrazo imaginado y del verso nunca escrito. Pero conozco el paisaje del alma donde nacen tantas canciones y no importa que sea tarde porque mañana me esperen a las ocho y media en algún lado.
Esta noche, este momento es para nosotros; beberé contigo, fumaré contigo, escribiré escuchándote cantar esas últimas canciones que esperaba y que no tenía la menor duda de que las encontrarías y me las enviarías transportadas por el misterio que comunica las almas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es precioso es lo único que puedo decirte. Y no es la primera vez que lo leo ni la segunda, pero siempre me transmite algo distino, no solo este texto si no todos, ¿será la magia de tus palabras?
tal vez.
tambien, te doy las gracias porque este bloc se esta convirtiendo en mi mejor amigo, me comsuela cuando nadie lo puede hacer, ni siquiera yo misma y en los momentos de angustia y dolor.

PACO dijo...

Tus palabras son aliento para que siga dejando versos en este cuaderno. Me hacen feliz. Toman en ti todo su sentido.

Gracias a ti
Paco