NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

07 febrero 2007


A todos los bebedores,
que son y fueron amigos míos


Si el carmín de tus labios hoy me niega,
seré como un buen vino de Rioja,
afluentes de la uva, blanca y roja,
callado en la quietud de una bodega,

como el silencio de una paradoja,
que busca entre sus hijos aposento
donde descansar gravemente y lento,
como caída lenta de una hoja.

Deja pues la palabra para luego,
cuando despierten libres de la tierra
el color de la furia y el sosiego.

Si entender nos fascina y nos aterra,
deja la paradoja solo en juego
que han de vencer tus labios esta guerra.

No hay comentarios: