NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

07 marzo 2007

ASOMBRO


La armonía del viento rompe voces
como la muerte rompe esperas,
y en esta calle,
donde sueñan los tiestos con la tierra,
alzo al cielo los ojos para verme,
para alcanzar el llanto de las gárgolas
tras la lluvia.

Donde la voz es música del agua
nace también la ortiga,
y la hoja rota y el tropiezo del alma
conocen del mar cada noche oscura.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola profe, soy David.
La verdad, es que esos versos blancos son muy buenos, un placer.

Revisa los correos, acaba de salir uno hacia allí.

David, un saludo.

PACO dijo...

David, no he recibido nada. Envíalo a pacoprofe@terra.es
A ver si tenemos suerte

Paco