NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

21 marzo 2007

POEMA


Como labios,
en el mundo,
hay dos clases de hombres:
unos, los que sufren,
y otros, los que sufren también.

Y no hay dolor más grande que la ausencia.

Unos, los que lloran,
y otros, los que lloran también.
Un río de ausencias
que reclama más ojos,
más labios y más alma.

Unos, los que aman, y otros,
otros, los que aman también.

A unos los hirió una piedra;
otros, murieron por entender,
todo aquello que nunca debieron entender;
y mueren golpeados
por un desprendimiento de brazos;
con la certeza,
que en una sola piedra
vive la crueldad del hombre,
de esos hombres que sufren,
y lloran, y aman, como él.

Porque al final,
como almas,
en el mundo hay dos clases de hombres:
unos, los que mueren,
y otros, los que mueren también.

3 comentarios:

Istar Bslama dijo...

Estimado amigo, yo quisiera saber donde se halla ese hombre, que dispone de tan buena fe sentimiento y corazón.

No soy ninguna resentida, ni carente de amor, peró reconozco que hoy en dia, el hombre, posiblemente a causa de la mujer que ha creido que ser libre significa, convertirse en un arapo que no se dignifica, no dispone de un objeto que le motive tanta sensibilidad.

Aquella que se merece disfrutar de tal honor no halla donde encontrarlo por demasiado candor.

PACO dijo...

Querida istar bslama, yo diría que si halla donde encontrarlo. Otra cosa es que que desee atesorarlo.

Paco

Anónimo dijo...

De hallarlo, yo quisiera atesorarlo pero, donde encontrarlo.