NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

27 marzo 2007

- PUES NO SÉ,SI EN VERDAD ERES LA NIEBLA-





















Las palabras de un amigo siempre se alzan por encima de cualquier verso. Yo, en mi intento de devolveros toda esa querencia que siento cuando os abrazo, trenzo versos en la claridad del sosiego para llevarnos a la vida. Soy un hombre feliz por todo lo que me dáis. Todo lo recojo de vosotros.

Estos versos son para mi entrañable amigo, Ramón Conesa
Hasta cuándo soportarán la mirada
de esta angustiosa ausencia,
quebrada de silencios como rayos
que rompen oscuridades, mis ojos,
como fuegos que sufren el dolor de la mirada.

Mi dolor anda preso en tu nombre.
El temor a perder el olvido
cristaliza mis ojos. El miedo me impide verte.

Si un día tú dijeras…

Ya nada en mí será como antes,
como entonces, antes, cuando eras la niebla
y se hacía angustiosa tu ausencia,
coronada de rayos y de fuegos
que cegaban la mirada de mis ojos.

No llamarás a mi puerta,
no vendrás como pájaro luna a pedirme que muera,
y pasaré toda la vida esperando.

No hay comentarios: