NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

01 mayo 2007

BALADA DE UN HOMBRE POBRE

Nunca un alma tan pobre,
un hombre tan sencillo,
soñó con tan enorme miseria
ni tuvo sombras más bellas en su reino.
Por eso di todo lo que tuve,
por eso doy todo lo que habita
en los misterios de mis noches;
pues no hay ventana que cierre la alcoba del mundo,
ni hombre capaz de un soliloquio.

1 comentario:

Sirena dijo...

Más feliz estoy yo de haberte encontrado. Escribes maravillosamente bien. Hacía mucho que no leía algo así. Como esta balada y como todos los textos que he leído en tu blog. Besos infinitos, amigo...