NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

22 mayo 2007

SOLILOQUIO INEVITABLE

Qué sorpresa encontrarte leyéndome,
como si no tuvieras sueño
o el dinero no diera para más
que libros de segunda mano.
Promete no enojarte si te digo
que estas palabras son también usadas,
que cada gesto es un gesto robado,
y el pensamiento es viejo; tan, tan viejo,
que nacen con él nuestros hijos.
La soledad también se nos antoja
repetida, ante el mundo, ante la gente,
ante nosotros mismos.
Y yo, que ya he vivido tus instantes
más fríos, tu ternura, tu silencio,
busco un aliento nuevo en tus palabras,
un beso diferente entre tus besos.
Hoy que adivino un nuevo amanecer
en el cielo de siempre, en nuestras ropas,
te ofrezco lo que siento, nada más,
con el silencio grave y derruido
que conoces. Ya no puedo alejarme
pues no nos pertenece ni el olvido.

3 comentarios:

peregrina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
peregrina dijo...

ERROR!!!!!! Duerte que me dí cuenta a tiempo!
posteaba sobre Heráclito en otro blog, pero lo hacía a media luz y mal en el tuyo.
Hasta que releo el poema que ranto me había gustado y me quiero matar de vergüenza!
Lo siento!!!!!

PACO dijo...

¡Ni se te ocurra! No merece la muerte tal satisfacción. Sigue viva.