NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

29 junio 2007

ABRAZAMBRANO


Qué puedo decir si hoy he leído a Zambrano, paseé por un mar que da a las calles del Barrio Viejo, me comí un helado con tu sonrisa y nuestros hijos saltaban entre las soledades amarradas al muelle, en una danza que dibuja al mar; si abandoné la casa que me espera, la silla desde donde escribo y sabe que cada noche vivirá en luz tenue de amor a la vida. Si hay ropa al viento en nuestros tendederos.

No hay comentarios: