NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

23 junio 2007

EL EXTRANJERO



Extranjero de la noche cuando no es tuya. Voz que es voz ajena sino un instante de lámpara de flexo y una niebla de tabaco. Entiende del amor su aroma que todo lo demás no necesita palabras. Extranjero en amaneceres sin prisión, reconoce en tu silencio el mío y mi muerte en tu balcón a la vida. Conocerás nuevos huéspedes. Habitarás en el mismo cuarto que el verso y dejarás los geranios rojos sobrevivir al frío. No importa que haya librería para tu obra, estarás en todas, siempre extranjero.

No hay comentarios: