NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

06 junio 2007

LAS SIRENAS

Los peces no sueñan con la tierra,
temen la orilla y saben sin embargo
que su muerte está en el agua.

Las sirenas son melancolía de la tierra y ondas de mar en tus labios. Alguien pensó una vez en ti y fuiste rumor de barcas a la deriva. Como el agua sabes del corazón profundo de la arena. Solo tu mirada puede contemplar el sueño de los hombres. Abrazo del marinero vencido, de la vida que retoma. Los peces tienen en tierra su sueño y saltan inquietos como destellos de un faro en la niebla. Yo miro desde el acantilado y creo ver escamas descubriendo un cuerpo desnudo, y creo teneros a mi lado. Bajo las lonas de un edificio en construcción el mendigo suspira gotas de lluvia que resbalan por su cara. Una de ellas, sabe a mar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Paco, profe, precioso escrito con la olor de los mares de Alberti, muy profundo.

Soy David, me diste clase en el Bisbe.

¿Va todo bien? Nos vemos.

Ciao, David.

Sirena dijo...

Cantarán las sirenas a la aurora, zarparán en su búsqueda otros barcos, y rodará la voz, sobre las olas, de horizontes azules y lejanos. Unos quizá vuelvan, otros serán madera de naufragio...

Precioso poema, Paco. Creo que me llegó especialmente porque yo soy una de la especie. ;) Da gusto leerte, amigo. Transmites paz. Besitos...