NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

06 septiembre 2007

LOS AÑOS

Tu melancolía es de amor a la vida. Así vence el agua en los ríos, de todas formas iba a vencerte la vida; un viento de atardecer que trae ternura de cuerpos desnudos, de noches de amor conversando. Nunca se olvida lo suficiente. Sólo los pueblos quedan atrás y algún libro escondido entre las hojas de los árboles. Ahora, cuando los pasos se confortan con el sosiego sin importarle el reloj del camino, vuelvo a casa entre las encinas que me calentaron en la juventud. Hoy escribo poemas para ti, sentado en una silla de mimbre desde donde me abraza la inmensidad de la noche. Nada, tan solo leña, por si alguna madrugada de frío.

No hay comentarios: