NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

29 octubre 2007

ÚLTIMA NUBE DE AGOSTO

Ayer se fue la última nube de agosto.
No se la llevó el canto sino el viento,
y deja en el silencio un paraíso
inhabitado, un triste gabán de cielo
gris y un reloj de invierno que oscurece
las tardes.
Se fue como se van las amenazas.
No se la llevó el viento sino el canto,
y deja junto a un lápiz acostado,
esa hoja de otoño sin cuaderno,
que espera verte andar en el trasiego
del alma.

No hay comentarios: