NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

08 octubre 2007

PASADOS LOS AÑOS


Pasados los años, he vuelto a mirar en el atardecer las nubes de agosto. Y te siento como al viento quieto siento a mi lado. Oigo tu silencio como entonces y tan sólo han cambiado las sombras. Son los mismos labios que nunca nos dimos y tanto deseamos. Las mismas caricias encontradas entre las formas que dibujan las nubes. De la nieve al borde de las ascuas encendidas de este atardecer. Hoy, no puedo esperar la noche. Ya no soy hombre para andar por la oscuridad. Soy torpe con esas manos que nunca llegaron a acariciarte y torpe para trazar camino con los pasos. Pero tengo una ventana en la casa, desde donde veo, si el sueño de ti no me vence, la luz de una luna que me muestra el lento tránsito de las sombras.

No hay comentarios: