NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

22 noviembre 2007

PALIQUE

Los Mendigos entre sí no hablan. Se conocen pero no hablan. Están tan distantes que apenas si una herida les separa. Cada tarde, cuando voy a buscarte al trabajo te veo más triste. Como si el ordenador te robara luz de la mirada. Porque las pantallas viven de tus ojos. Y en llevo en un bolsillo del abrigo miles de manos esperando caricias que no pude darte durante este día. No sé bien si mañana, a esta justa hora en que se ilumina la ciudad en destellos de escaparates, estaré recostado en esta puerta de madera ajada, en el anden de una estación oscura, junto al mar, aprendiendo a apretar las manos en los bolsillos de este abrigo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Paco, soy David. No sé si me recordarás, me diste clase hace 2 años en el Bisbe en sustitución de Sara.

Frecuento mucho tus Cuadernos del mendigo, realmente creo que tienes mucho "palique" literario; y me gustan mucho la verdad; son sencillos y cargados de imágenes.
La poesía se cierra muchas veces en la dificultad barroca, y eso entorpece el exprimir el alma en cada verso, por eso me gustan tus poemas y ensayos.

He hecho un soneto un poco improvisado, te lo adjunto a este árduo y pesado texto.

Un libro es la lucerna al aposento
de la balanza pura y disecada.
Yo renuncio al tesoro de la nada
por el brillo fiel del conocimiento.


Es poner la neurona en movimiento...

Es poner la neurona en movimiento,
es prisión apacible, es camarada
que echa a volar tu mente, es la sagrada
ermita de la luz y el pensamiento.

En éstos mi pasión chupa el rocío
del alma intelectual que jamás peca
de estrecharle la mano a mi albedrío,

aunque pueda habitar un alma hueca,
que no exista motivo y desafío
en ser un buen ratón de biblioteca.

Saludo, profe.
David.

Anónimo dijo...

Hola Paco, soy David. No sé si me recordarás, me diste clase hace 2 años en el Bisbe en sustitución de Sara.

Frecuento mucho tus Cuadernos del mendigo, realmente creo que tienes mucho "palique" literario; y me gustan mucho la verdad; son sencillos y cargados de imágenes.
La poesía se cierra muchas veces en la dificultad barroca, y eso entorpece el exprimir el alma en cada verso, por eso me gustan tus poemas y ensayos.

He hecho un soneto un poco improvisado, te lo adjunto a este árduo y pesado texto.

Es poner la neurona en movimiento...

Un libro es la lucerna al aposento
de la balanza pura y disecada.
Yo renuncio al tesoro de la nada
por el brillo fiel del conocimiento.

Es poner la neurona en movimiento,
es prisión apacible, es camarada
que echa a volar tu mente, es la sagrada
ermita de la luz y el pensamiento.

En éstos mi pasión chupa el rocío
del alma intelectual que jamás peca
de estrecharle la mano a mi albedrío,

aunque pueda habitar un alma hueca,
que no exista motivo y desafío
en ser un buen ratón de biblioteca.

Saludo, profe.
David.

P.D: Perdona Paco, ahora ha salido todo correcto.

PACO dijo...

David,amigo,no recuerdo tu fisionomía pero sí tu talente y tus palabras. Cómo olvidarte. Me alegra mucho escucharte, saber que andas ahí, por las calles que habita el mendigo. Si todavía nadas por el Instituto tienes la suerte de tener a Luis a tu lado, es una persona increíble, poeta por las aulas, no te lo pierdas, encontrarás pocos como él a lo largo de la vida. Veo que empiezas a tener el ritmo del soneto interiorizado, sigue trabajando, de ahí saldrán versos que desconozcas como tuyos, entonces el verso será tuyo.
Un abrazo.
Paco