NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

09 enero 2008

NACIMIENTO

Tus ojos no son más grandes que el mar. Pero el mar no tiene mirada. Los hombres saben que el alba tiene silencio de carbones en su madrugada. Por esa razón dormimos. Por esa razón nacieron los poetas, los que recolectan con las manos abrigadas y se alejan de la ciudad con un suspiro. Llevadme a la música y dejadme en sus afueras, allí donde el fuego no alcanza, donde apenas si un leve calor anuncia la vida. Dibújame entre los árboles que conocen su desierto antes que la sed. Mañana volveré a escribirte, a sabiendas que la ceguera del mar anuncia el nacimiento de un mendigo.



No hay comentarios: