NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

15 enero 2008

Ya este atardecer sabe de tus pasos,
hay tan solo un camino, sin retorno
como todo camino, es de ida
bien lo sabes, y sabes que es hermoso
aún en sus nimbos grises de tormenta,
en sus apeaderos de naufragio,
pues ni siquiera importa la mano ciega,
el paso equivocado;
de qué sino de duda son las horas
del caminante.
Y aún así te detienes
y contemplas por última vez, siempre
se contempla por última vez, siempre
sin retorno, también la belleza del mundo,
y hasta el alma, que atenta a cada gesto,
a un oculto ademán del sueño,
sosegada y paciente, espera,
saber de ti, y verte andar.

2 comentarios:

Guillem dijo...

Tus poesias te olbidan a ti y recuardan a quien las lee.

Que preciosa magia. Contestame el mail, por favor. Un abrazo :)

paco dijo...

guillem, amigo, cuánto tiempo sin saber de ti. Espero que todo vaya bien. Saludos