NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

22 febrero 2008

Me pregunto quién soy en ti. Quién abriga las noches de melancolía, de lejos de todo, de lejos de esta piel desnuda y me trae una palabra. Versos como grietas encendidas en una vieja puerta cerrada. Me pregunto si he sido en ti no más que una lágrima en la senda de la sed. Tú sabes bien que estuve en tu llanto, que me hiciste tantas noches latido del mundo como papel arrugado. Siento que fui ocasiones perdidas para nacer. A veces pienso, mendigo, que por el verso fui, que soy en ti palabra de caricia en noche de desesperanza. Pero te amo. Amo las almas lóbregas de tus noches, el silencio postrero cuando en tu boca muere la palabra, honda y hermosa, y miras al techo de nuestra habitación con ojos de otro mundo, un mundo que las mujeres amadas conocen.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Su forma de escribir, transmite tanto sentimiento profundo que entender y sensaciones infinitas. Sinceramente no tengo palabras o quizás no conozco esas palabras para regalarle.

PACO dijo...

Gracias por sus palabras. Espero que en esta nueva etapa: AL OTRO LADO DEL MENDIGO, siga regalándome tanto afecto.
Paco