NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

10 abril 2008

NUNCA ES TRISTE LA LLUVIA

Nunca es triste la lluvia, tan sólo el día gris, con luz de cementerio que confunde en la queda antesala de las sombras.

El llanto tiene un alma cercana a los hombres, un desaliento sin andamios, un arpa que se anega y un balcón que mira al mundo arder de asechanzas.

Sólo el amor contempla sin cancela, porque es ensueño huero de apellidos, claridad de la sombra, que no encontró aposento ni quisiera.

No hay comentarios: