NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

13 mayo 2008

¿MUERTE?

Nadie vio morir al mendigo. Los mendigos, como los sueños, no mueren en nosotros. Amo la soledad que esta noche me deja el viento de luz azul a cada paso del camino. Como la nube somos mudanza. Lenta mudanza que verá nacer los girasoles en los estíos y llorará al mendigo en los inviernos.

Alguien durmió en mi cama mientras esperaba no sé qué nube en esta falsa claridad de madrugada. Alguien supo de mi cuaderno. Que debo amar cuanto callo. Que no importa mirar atrás. Que no hay otra soledad que la del camino bajo el peso de mis ojos.


No hay comentarios: