NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

02 septiembre 2008

SED

Si hoy pudiera amarte
no sé si sabría,
porque amor no es solo latido
sino huella,
la sombra que deja haber sido
en otro lugar mientras dormías.
Y no hay mar que pueda anegarla
ni claridad en los cuartos vacíos.
Hoy mi sed es solo delirio,
aperos de otra siembra,
escombros de desconocidos
caminos en la pena. Y llega,
yo sé que llega, cuando
se rompe la tarde y se alfombran
de versos las bodegas de la espera.

2 comentarios:

big_marley dijo...

Buenas profesor,
hacía tiempo que no nadaba por este mar de palabras que nos regalas. El poema es muy bonito y con ritmo, que es lo que más me gusta de la literatura. además al leerlo percibo la sensación de que la poesía no ha de ser rebuscada y compleja para que sea bella y llegue al corazón.

Anónimo dijo...

Paco, soy David. Tengo el librito en el sobre para enviártelo, mas me falta tu nombre, tu nombre mágico de poeta para escribirlo con tinta lírica en la misiva. Francisco...

Saludos, profe.
Por cierto, tu poema con la frescura de albertiana y la profundidad lorquiana, sin duda eres vástago directo del 27. Grande.

David.