NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

23 febrero 2009

EN UN PATIO EN LAS AFUERAS

Colliure, 2009

En un patio en las afueras,
una mañana que atardece,
los niños buscan soledades
y construyen con el fango
la ciudad de un escondite,
lugares donde agacharse a contemplar
el seco caminar de las hormigas,
el tiempo en el sosigo
de la herida de un río
a orillas del Duero.

Lloran como entonces los cristales entelados,
tu latido, como entonces, se hace verso,
nos conduce por la vida.
En este patio en las afueras de España,
irrumpe un sombrero al viento,
entre las voces de un corro
que hasta tu voz han llegado,
hasta los pies de tu tumba,
a jugar a la rayuela,
al pongamos que yo era
Antonio Manchado, el poeta,
que lloró por el hombre
con fruto cosechado de la vida.

No hay comentarios: