NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

01 febrero 2009

de TRATADO DE SOMBRAS


Y el mar, que no es es el mismo de entonces,
sosiega el pensamiento y, como siempre,

nos ayudó a encontrarnos,

aunque en la soledad de un madero:

claridad para el naúfrago,

asidero del aire y del fuego,

traviesa de la casa que hoy alberga

el alma tatuada de un marino

que visita esta noche la mar.

Y bien sabe que no es la misma de entonces,

porque sosegó su pensamiento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Paco, porqué siempre que se escribe un poema y sale el mar tiene que ser motivo de melancolía?
No sé, pero es verdad que el mar despierta esos sentimientos, de tristeza y añoranza, pero, porqué?

aver si me puedes responder a esa pregunta^^

Besitos^^

Rebeka!

PACO dijo...

Amiga mía, melancolía, tristeza y añoranza son momentos distintos. Por otro lado no siempe la tristeza es triste, a veces reconforta. Lo demás tiene que ver con el infinito, con el horizonte, con el sosiego de otro tiempo. El agua. El mar es el viente del que nacemos, siempre nacemos de lo inmenso.
Paco