NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

17 abril 2009

LA ATALAYA

El viento de la mancha es solitario,
no turba la calma de la acequia.

Hiela las cosechas de los campos,

y viste en las herramientas

abrigo de escarcha.

El viento de la mancha deja brisas
en la luz de los trigos,

asola las encinas.

Trae noches de piedra y un árbol de sombras,

que cerca de locuras la voz de los pantanos.

El viento de la mancha y mi voz
son cuerpos que se abrazan de batallas

por un sueño, en el cielo de esta torre.

¡Por fin asoman los barcos sus velas,
por fin nacen esperanzas como esperas

por los senderos de invierno que llevan al mar!

5 comentarios:

DKaW_ dijo...

Muy a lo rafael alberti ¿no?
Muy bueno de todas formas

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Paco, por fin asoman los barcos y un poema tuyo. Hace días que lo espero.
DKaw. No creo que haya nada de Alberti en este magnífico poema. Y puestos a seguir con la vana obligación de buscar influencias, sombras, justificaciones, etc... si hay alguien detrás de estos versos creo que es Dostoievski.

PACO dijo...

Perdónenme la intromisión, pero no entren en disputa, yo a ámbos me ofrezco como escribidor de sus versos.
Un fuerte y sonriente abrazo.
Gracias por leerme, amigos.
Paco

El pobrecito hablador del siglo XXI dijo...

Gracias Paco, sería un honor. De todos modos no es disputa. Es comentar, hablar, decir, averiguar, tertuliar en tu blog, hacer de la literatura algo vivo... quizá no he escogido la mejor forma de decirlo. A vuestros pies, siempre

Víctor Roblas dijo...

Muy buenas Paco, he cogido un fragmento de una de tus cartas para acompañar mi fotoblog, espero que te guste. Enhorabuena por el blog y tus versos. Link:

http://vroblas.blogspot.com/2009/04/angeles-y-demonios-x.html

Muchas gracias,

Víctor Roblas