NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

29 mayo 2009

POEMA DE AMOR

Culpable del incendio de mis noches,

de varar en amasijos de tormento

y de esperarte, cada tarde hacia las siete,

cuando sube la marea, y calle abajo,

irrumpe en el alma

un banco en que sentarse.

Culpable del lamento,

de recuerdos sin nadie,

de la cama vacía y del verso

que peina la espalda del silencio

cada noche una tarde,

sin otra cosecha que tormenta.

Culpable de los hijos huéspedes,

de versar un corto viaje de intemperies,

de intentar ser, como si nacer

no fuera suficiente.

Del desaliento que embebe

de claridades esta casa de muros,

trampa de esperas para la tarde

que viene de tus manos

a besarme las manos malheridas

de la alegría del trueno,

vertedero de sueños desordenados

como la vida verdadera.

Buscaré descanso a tanto amor

en los fríos de la primavera,

en las sombras de las sillas innecesarias

cuando la melancolía de los frutos

despliegue su otoño.

4 comentarios:

El pobrecito hablador del siglo XXI dijo...

Leo y leo el poema y a cada punto me paro y respiro. Eres un ser peligroso, suvbersivo, culpable de poesía.

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Paco, sigue volando así, más libre que nunca.

María dijo...

Querido, me paso por la amable invitación de Ana. No la conozco personalmente pero es un cielo que siempre atina.
Me tienes enamorada, imposible explicar exactamente. Pero has encendido una llamita. Yo, que soy muy loca y arrebatada, siempre he sentido con la poesía esa caricia tan personal, tan de verdad, que a veces se convierte en torbellino. Soy muy poética yo también, a mi manera. Aunque no podría escribir nada tan bello, ni aunque quisiera. Siempre cuando escribo acabo invariablemente hablando de mi, pero no de lo mejor mío, sino de lo prosaico mío, como que mañana tengo visita al dentista o que salgo pitando para Praga en dos días. Por eso necesito gente como tú y como otros de blogs amigos, que me hacéis volar de otra manera. Besos, caro.

PACO dijo...

Sabéis la alegría que da sentiros. Sabéis que me alienta y me hace feliz. Emasiado aire para un vuelo¡Cuánto os quiero,canallas!
Paco