NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

07 junio 2009

POEMA

Un ruido de tractores peina el aire.
Qué tarde de sol para sentirte

traerán las nubes que pueblan esta tierra.

Qué viaje hiciste, qué árbol conociste

que abrigara, que abrazara tu ternura

y escuchase tu palabra escondida.

Qué me dejaste en la memoria,

qué instante de sol para sentirte.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Labrador, gracias por sembrar tantas palabras. Por la belleza de tus poemas, se adivina que lo haces con las manos, acercando el corazón a la tierra.

PACO dijo...

Nunca me habían llamado con una palabra tan hermosa.
Gracias a ti.

El pobrecito hablador del siglo XXI dijo...

es verdad, este poema huele a a cebada recién segada, a tarde después de la trilla.

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Paco, leo una nouvelle de Maurois, de la que seguramente hablaré en breve porque mientras vivía allí me sentí en un remanso.
"La poesía es una locura rimada", sostienen un personaje.

Anónimo dijo...

Qué me dejaste en la memoria, qué instante de sol para sentirte.
Qué tarde de sol para sentirte
traerán las nubes que pueblan esta tierra.
Qué embriaguez da el leerte. Qué agustito se siente uno.

PACO dijo...

Un día lo encontraré, no os quepa la menor duda, y entonces, lo compartiré con vosotros y seguiré buscando.
Un abrazo a todos.
paco