NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

25 septiembre 2009

De la vendimia de la voz callada
quiero uncir este libro,

de aguas mías,

de tus aguas,

de los espejos de los bares

en la noche solitaria y del frío

compartido en el delirio que une

a los hombres. Amor ¡Ay! amor,
si por amor no me hubieses nacido.

4 comentarios:

J. Gelas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. Gelas dijo...

Gracias por seguir escribiendo. Tus versos me animan a seguir escribiendo cada día, a adentrarme cada vez un poco más en el universo de la poesía.
Un saludo, maestro.

J. Gelas dijo...

Ya te he escrito un comentario, pero quería invitarte a leer el poema que he escrito: muero y vvo.
Espero que te agrade. Un saludo

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Paco, siempres tienes un verso o un verso y medio que nos deja sin aliento... sin palabras. Porque la tuya condensa el sentir.