NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

07 enero 2010

EL VUELO

Si lo encuentras, dáselo a esa mujer,
lo está esperando, nunca ha sido tuyo,
ni de mar de ningún poeta,
ni de ningún viento de agosto
que ahogará de rastrojos esta tierra
que me llama, como un reflejo
en las quietas aguas de los fosos
que rodean esta torre.
El vuelo no es un sueño,
solo el tiempo.
Y abajo, allá abajo,
sepultado bajo la siembra,
esconden los campesinos
la inmensidad de su secreto.

12 comentarios:

Eastriver dijo...

¡Qué cosa extraña la poesía! ¿Por qué alguna de repente te deja indiferente absolutamente y otra, la tuya por ejemplo, es capaz de conmoverme tanto? ¿Por qué una descripción poética de alguien te suena a hojarasca sin brizna de poesía y otras descripciones te traspasan y las entiendes y las ves y las vives casi?
Es diferente a las pelis o a las novelas. Pueden gustarte o no, buscarles los defectos, percibir las costuras... o al contrario, parecerte maravillosas, bien estructuradas, densas, ligeras, qué se yo. Pero no dices "esto no es novela o esto no es cine". Dices, en todo caso, esta novela o esta película no me gustan nada.
En poesía no. Si no nos transmite llegamos a negarle la carta de autenticidad. Seguramente porque la experiencia poética del lector, si se produce, es tan intensa y tan mágica que cuando la obra de alguien no produce los mismos efectos la calificas de "otra cosa".
Me gusta mucho tu poesía, Paco. Yo creo que porque levantas un mundo mítico enorme y permites que lo habiten tus personajes y nosotros mismos. Pero sobre todo porque trabajas las palabras, esas maderas que edifican la casa poética, con un claro sentido humano, no filosófico. Espero cada nueva entrega con la intensidad con que espero el café en la barra cada mañana. Para quitarme el sueño...

Josep dijo...

Paco, tú has encontrado las palabras justas, como siempre. Ahora las destilas con una precisión que tal vez este tiempo no merezca, pero espero que el diez descubra tu secreto a una mayor minoría.
Un abrazo. Pepe

Isabel Martínez dijo...

Me pasa como a Ramón: tu poesía me conmueve y me penetra.
Usas las palabras justas, ninguna grandilocuente, ninguna malsonante. Con sencillez, tejes el poema y lo dotas de alas para que vuele solo, para que se alce y sugiera lo que sólo la poesía es capaz de expresar: lo más hondo, lo inefable.
Siempre acudo a la poesía cuando necesito literatura en estado puro.
En tu casa, la encuentro.

Anónimo dijo...

Hace mucho que no escribo en este maravilloso paseo de palabras, aunque siempre le leo en el silencio.
Hoy me hago presente para decirle que hacía mucho tiempo que unas palabras no reflejaban tan bien como me siento.

PACO GÓMEZ dijo...

Querido Ramón, tú siempre tan generoso. Te agradezco lo del sentido no filosófico porque ha sido siempre una de las grandes lacras de la poesía. Nada más distante de la poesía que la filosofía, aunque no lo parezca. Siempre me siento reconpensado con tus palabras.
Un abrazo.
Paco

PACO GÓMEZ dijo...

Pepe. Ni te imaginas el valor que para mí tiene lo que me dices. Sabes que eres uno de los referentes que siempre he tenido en mí, hay pocas personas que sepan lo que tú de poesía y cada vez que me comentas me siento más frágil, por lo tanto más seguro.
Un abrazo grandísimo.
Paco

PACO GÓMEZ dijo...

Isabel, cuánto me satisface. Siento tan sinceras tus palabras y tan emotivas que mientras viva no dejaré de construir en esta nuestra casa. Por personas como tú es por lo que la poesía perdura, está condenada a la vida.
Un abrazo.
Paco

PACO GÓMEZ dijo...

Anónimo o anónima,anoche, cuando leí tu comentario, no pude contestar de inmediato. Debo dejar que la emoción y la alegría se diluyan para poder transmitir lo que siento. He de reprimir también el ímpetu de escribir e inundar las calles de poemas. Hoy, ya más sosegado, releo tus palabras y las de todos y me siento feliz, muy feliz, como girasol en plena tarde de verano.
Un abrazo.
Paco

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Paco querido...
ya sabes que ni jarta de nada "impartiría" poesía. Me puede demasiado un no sé qué que queda balbuciendo (si es buena). Y si es mala, pues pregúntale a mis alumnos de Romanticismo español lo disuasoria y cáustica que puedo llegar a ser con nuestos vates (los del retrato de El Prdao: tiene delito ese cuadro).
Tus poemas tienen lo que para mí es poesía: un indeclinable apego a los sentidos (¿la realidad? ¿la verdad de la experiencia o lo vivido?) sumado a una exquisita destilación. ¿Filosófica? La rechazas, al parecer. ¿Existencial? ¿Vital?
Esos dos versos

el vuelo no es un sueño,
sólo el tiempo

son tan enormes....
Porque sí, claro...

A ver si el 2010 se porta contigo como debe.
A.

NINA dijo...

El tiempo es un sueño?
y puedo soñar en mi tiempo que vuelo?
Adoro volar en sueños.
Y tu poesía me hace volar, no sé si en tu tiempo o en el mío, o es sólo un sueño...


aluti

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

El tiempo es cosecha y rastrojo que vuela porque antes fue vida gestada bajo la tierra. Pero esto se percibe, se sabe, al caminar, manchados los pies de barro, entre los surcos que deja el arado. ¿Para qué la torre? ¿Y el foso?

Espiral dijo...

Tus versos me encantan, Paco. Te leo a menudo y esta poesía en especial me atrae mucho por lo etérea... me transporta, me mueve.
Gracias :)