NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

05 febrero 2010

YA ACABO

En la tierra y en el viento
dejará el fuego su elegía.
Qué tarde tan inmensa parece nacer

cuando dejas atrás canciones de queja,

y miras con ternura lo vivido

y entiendes que se está haciendo tarde.

Uno versos más y ya acabo,

porque así me lo exige la vida.

Majestuosa se alza la torre desde la tierra,

el silencio de los carros en el camino,

los pasos vencidos de los campesinos

por el polvo de los ríos de Castilla.

Ya acabo, eran tan solo unos versos

que no tienen lugar en mi equipaje.

12 comentarios:

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Paco, espero que este sea el último poema de tu libro y no el último que nos ofreces. Espero, por otro lado, que no quemes ninguno. Ahora que ya ves la torre desde abajo, ahora que ya pisas la tierra y sales al camino (¿y cuando no has estado en el camino?), no lances nada. En un alma tan honda caben estos poemas que nos das y más que ya existen pero que esperan de tu llamada, esperan que les invoques y les ofrezcas carnalidad, música y palabras.

Grande, Paco, grande.
¡Salud!

Eastriver dijo...

No, esto no es una despedida formal, espero... Ni se me había pasado por la cabeza. Solo que este Mariano José me creó la inoportuna intriga. No te nos descuelgues, Paco, ni se te ocurra.

Por cierto, creo que el lunes nos vemos en la reunión con el padre de la jueza... Saludos

Ana Rodríguez Fischer dijo...

Paco, ¿cuántos libros tienes, en realidad?
Lo hablamos con calma.
¿No uede ser!
A.

Carlos dijo...

Yo también imagino que estas palabras son el final de tu poemario que hemos ido recibiendo como fogonazos en este espacio. Un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Me uno a los comentarios ya hechos. Como señala Carlos, ¿éste es el último poema del libro?

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Paco, ayer iba con la intención de preguntarte por esto para que deshicieses la ambigüedad, pero con el vino y la compañía se me olvidó. ¡nos tienes en ascuas!
Salud

PACO GÓMEZ dijo...

Este poema intenta poner fin a LA ESPERA, era un poema necesario. Llevo demasiado tiempo con la estructura del poemario y siento un verdadero vértigo. Parece vencerme el tiempo en sus instantes como la mirada a un infinito a mi merced. Espero pronto tener terminado el poemario y descansar. Posiblemente mi participación en este cuaderno no será tan continuada como hasta ahora. Pero no, no voy a dejar de publicar. La espera no lo permite.
Un saludo.
Paco

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Lo celebro Paco. Espero que algún editor tenga el buen tino y el buen gusto de publicártelo.

¡Salud!
PD: y si no ya sabes: siempre puedes escribir sobre taxis

Anónimo dijo...

Tus versos emmudece las palabras dando lugar a la emoción, vivan estos cuadernos!, que con nosotros van, que también a otras almas lleguen. Mucha suerte, labrador.

Is@Hz dijo...

Por mi parte podría haber sido una espera infinita, esperando siempre a disfrutar del siguiente poema...
Pero comprendo el cansancio.
Ahora la espera será nuestra, espero que no por mucho tiempo.
Un beso, Paco.

NINA dijo...

Mirar con ternura lo vivido y con dulce expectativa lo por vivir..!

Precioso poema

Saluti

José Antonio Fernández dijo...

Muy buena poesía la que me he encontrado.
Un placer la lectura.
Saludos.