NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

16 marzo 2010

AMOR EN HORAS MUERTAS

Tú robarás las sombras
y te equivocas.
De la mano me llevan hacia el río
camino del hospicio de los versos,
que me dejan morir en soledad.

Tú robarás las sombras
porque hilan las noches con estrellas,
y son viento de mimbre entre las aguas,
y son casa de amor sin desalojo.

Mi refugio son grietas de tormenta
si mi voz se confunde con el aire,
y vuelvo a mi cuaderno de caídas
cada vez que despierto, y ya es tarde.
Cuando habita en la orilla la palabra,
sin edad ni dominio de las olas,
tú me traes la vida entre los dedos
como una eternidad que ya es condena
.

4 comentarios:

NINA dijo...

Uf,
por qué me siento identificada?

Saluti, Paco.

Ramon.Eastriver dijo...

Tus poemas son esa casa de amor sin desalojo, querido Paco. Como Neruda, que habló de esas maderías de amor, esas casas de 14 tablas en las que decidió que su amada viviría para siempre. Son tus poemas lugar propicio, por eso también los habito. Y por eso me alegro de que vuelvas a tu cuaderno, aunque no de caídas. Un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Paco, tú "robarás las sombras" y "te asilarás en el hospicio de los versos", pero te aseguro que no transmites sombras, sino luz, una luz clara y bellísima, irresistible.

Anacanta dijo...

Tu robarás las sombras
-holgadamente hablando-
del salitre amoroso,
de los besos vespertinos.
No para la luz como espera la gaviota
como gime el horizonte,
solo
para habitar mas oscuro
la fundación del encuentro.