NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

24 marzo 2010

LA FLOR DE LA DESOLACIÓN

A tu lado y al mío

se hace piedra el lamento,

abrazo y lugar donde sentarse.

Guarda en tu hoja marchita

el último dolor del viento,

que es espalda de olivo torcido

y naufragio de redes en la orilla.

Tú renuevas tu sangre

y esperas las mañanas.

Yo recuerdo aquel día

y poco más recuerdo.

Tú tienes escondites para el hombre.

Yo soy la alforja vieja de mis sueños.

La muerte se confunde con la vida.

Tengo miedo de amarte siempre

y nunca más volver a verte.


7 comentarios:

Ramon.Eastriver dijo...

Ese miedo a la pérdida es algo más: miedo al recuerdo que no puede tolerarse. A la melancolía. Pero eso es la vida, chico, y como siempre arrancaste un trozo para ponerla en tu poema.

Carlos dijo...

Paco, me gusta imaginarme que me lees tus poemas y yo, con sumo placer y recostado, escucho tu música. Nada, en mi imaginación quiero explotarte para mí solo. Un fuerte abrazo genio.

Camino a Gaia dijo...

En la desolación,
se encuentra el recuerdo
y en el olvido
la pérdida.

Is@Hz dijo...

Imágenes arrancadas de intensas sensaciones que transmiten otras no sé si más intensas... Una maravilla, Paco, gracias por deleitarnos.

NINA dijo...

Ayyyyyyyyyyyy.........

QUI LIIIIIINDOOOOO!!!

Lo disfruté.!


Saluti

Ana Rodríguez Fischer dijo...

¡Qué bien sentida y expresada la íntima dualidad esencial!
Siempre al margen, Paco.
Besos!

Isabel Martínez dijo...

Qué horrible es el dolor cuando irradia de quien amamos, cuando lo vemos ido a nuestro lado y no sabemos si volverá a su ser, cuando nos instalamos en la piedra de las emociones.

Qué hermoso, Paco. Qué hermoso es este poema en su desconcierto.
Un beso.