NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

25 octubre 2010

RESPUESTA A MIS AMIGOS

Si en mí hallaseis la respuesta,
no sería transparente,
mis ojos son de pobreza
y mis manos fatigadas
e inertes, mendigan dunas,
allí donde el viento fuerte
apacigua su fiereza.
Ni un renglón para una isla,
ni una palabra siquiera,
sólo un auspicio a la vida,
un refugio para la muerte.
Si en mí hallaseis libertad,
será vuestra en los abismos,
que coronan huracanes
amantes del viento leve.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es precioso, como todo lo que escribe. Sus palabras transmiten lo inasible de la vida.

Ms. Frutos dijo...

Joder Paco que maravilla, es perfecto. Te siento un poco triste.
Un abrazo

Carlos dijo...

Es cierto que tus palabras son tristes, aunque muy hermosas.
Espero que sepas recibir todo nuestro incondicional apoyo y cariño por tanto que nos entregas.

Anónimo dijo...

Querido Paco:

Un viento nos llevó a tu lado para conocer tu viaje nómada. Un viento nos está llevando a un lugar donde sólo tus palabras me sirven de consuelo. Y cuando menguan las fuerzas te tengo cerca, tan fértil en este derrubio del camino que creo saber de dónde surge, Poeta.

Gracias,

Pepe

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Yo no encuentro tristeza en este poema. Es como un autorretrato ¿y qué poema no lo es, verdad? La cosa es que en este hay un ofrecimiento claro al lector, unos brazos abiertos y la confesión de lo que en ellos podemos encontrar.

Solo un auspicio de vida
un refugio para la muerte

Me resultan más confusos los cuatro versos últimos, aunque hermosos. Creo que nos hablan de la fuerza del amor, de la pausa, del sosiego para vencer a potencias en apariencia terribles e invencibles.

Con todo, el poeta es humilde, pero ofrece la vida con sus palabras. nada más y nada menos

Como siempre, Paco, maravilloso

¡salud!

Is@Hz dijo...

Paco, más de diez veces he leído tu poema. Me remueve las entrañas, el alma. Aunque como siempre el pudor me impide comentar con solvencia. Gracias de nuevo por este regalo.

Camino a Gaia dijo...

Si del poeta conocemos las palabras
y ningún otro vestigio o ceniza,
¿qué otra cosa hemos de hallar
sino preguntas y dudas
en el huracán de la búsqueda?

PACO GÓMEZ dijo...

Muchísimas gracias a todos.
Paco