NADA MUERE CONTRA LOS ARRECIFES DEL ALMA

17 mayo 2011

Los que aman conocen mi infierno,
saben de las palabras derramadas,
y de la vida en precipicios
que soportan la intemperie
de un nuevo día
en el anverso de una hoja;
de la flor del misterio, encrucijada
de tres caminos que nos llevan
a la vida. Muerte, destino,
cárcel de amor escondida.

1 comentario:

Isabel Martínez Barquero dijo...

La terrible suerte del envés, querido Paco.
Me emocionas, como siempre.
Un grandísimo abrazo.